Alianza PSA / Punch Powertrain para sus futuras transmisiones eléctricas

Alianza PSA / Punch Powertrain para sus futuras transmisiones eléctricas

A partir de 2022, el grupo PSA utilizará una caja de doble embrague que incorpore un motor eléctrico suministrado por el proveedor Punch Powertrain.

Una forma para el grupo PSA de acelerar su transición hacía los vehículos electrificados (híbridos y eléctricos) con el objetivo de desarrollar una oferta electrificada para el 100% de sus gamas hasta 2025. Una alianza calificada como una “apuesta estratégica muy importante” por el fabricante.

Contrato importante para Punch Powertrain

Como parte del plan de electrificación de Groupe PSA, Punch Powertrain ha sido seleccionado para suministrar la última generación de e-DCT patentada de aquí a 2022.

Esta caja de cambios electrificada de doble embrague – híbrido DT2 – con motor de 48V se utilizará en los modelos de vehículos híbridos MHEV (Mild Hybrid Electric Vehicles). Las dos compañías están hablando para implementar la producción en uno de los sitios del Grupo PSA y extender su asociación.

Este contrato con PSA es un paso importante en la estrategia de Punch Powertrain, cuya ambición es convertirse en el proveedor global de la industria automotriz.

La compañía sino-belga, filial del grupo Yiniy de China, es un proveedor independiente de sistemas de transmisión innovadores y rentables. La compañía está desarrollando actualmente cajas de doble embrague y sistemas de propulsión híbridos (48V y plug-in) y eléctricos. Punch Powertrain tiene como objetivo una facturación anual de 2.500 millones de euros en 2022, es decir al menos tres veces más que en 2017.

Después de haber pertenecido a Daf hasta 1975, a Volvo hasta 1997, a ZF de 1997 a 2005, luego al grupo industrial Punch International durante 10 años, la empresa fue adquirida por el grupo Yinyi a principios de 2016 por mil millones de euros. Por lo tanto, Punch Powertrain está lejos de ser una pequeña PYME. Por el contrario, es un importante especialista en transmisiones CVT y de doble embrague destinadas a vehículos híbridos y eléctricos.

Desde finales de 2015, su capacidad de producción ha aumentado de 300,000 a más de un millón de unidades al año gracias a sus plantas de producción en Bélgica y en China.

Un diseño revolucionario

La ventaja de Punch Powertrain reside según PSA en el revolucionario diseño de su caja de cambios de doble embrague, que permite reducir el número de componentes y, por lo tanto, el peso y el volumen del conjunto. “Esta caja también ofrece un excelente nivel de rendimiento y un consumo reducido de combustible a un costo competitivo”, dice el fabricante.

Para cumplir con los requisitos de un proyecto de esta magnitud, Punch Powertrain ha realizado importantes inversiones, incluida la adquisición de Apojee, experto en electrónica de potencia.

Al ofrecer la capacidad de recuperar la mayor parte de la energía cinética de la desaceleración del automóvil para reducir el consumo de combustible, esta caja eléctrica también debería ayudar a soportar la aceleración del motor térmico. También son posibles las maniobras de emisión cero a bajas velocidades, el sistema pudiendo arrastrar las ruedas sin tener que hacer funcionar el motor térmico, el cual puede ser entonces desembragado.

Una caja destinada a convertirse en una referencia

La caja de próxima generación, en una configuración de 48V, equipará los futuros modelos del Grupo PSA. Dadas sus características excepcionales, esta caja está destinada a convertirse en “un punto de referencia en las cajas de doble embrague en el segmento de vehículos comerciales y turismos”, dice el fabricante.

El Peugeot 508, cuyo lanzamiento se espera para septiembre de 2018, debería poder beneficiarse de esta tecnología menos costosa para la segunda parte de su carrera comercial. Se espera una versión híbrida recargable para 2020.

Esta caja producida en asociación con una empresa china será propuesta para futuros modelos para China. Debería ayudar a PSA a invadir el vasto mercado del “Reino del Medio” con argumentos adaptados a la demanda local.